Sobre Il Postino

Somos una familia mallorquina dedicada a la elaboración artesanal de pizzas y focaccias. Nos ilusiona ofrecer cada día una buena experiencia al cliente a través de nuestras creaciones.

La huella mallorquina

Somos hermanos (gemelos), socios y sobretodo buenos amigos desde siempre. Nos conocemos muy bien el uno al otro y eso ayuda, ya sea en momentos de creación o en aspectos financieros, a ponernos de acuerdo con facilidad.

También somos muy mallorquines en nuestro enfoque sobre los valores de la empresa: queremos un negocio local que sirve productos de proximidad siempre que sea posible y llevado con espíritu de cercanía. A la vez, mantenemos una estrecha relación con la cultura gastronómica italiana, que nos gusta tanto como la sobrasada.

Por otro lado, la gastronomía mallorquina es el resultado de todas las culturas que la han ido moldeando. Es una cultura acostumbrada a incorporar aspectos culturales de otras civilizaciones. Quizás por ello la variedad es una de nuestras señas de identidad.

Nos sentimos orgullosos de nuestras tradiciones y también mantenemos la mente abierta y plural. Somos mediterráneos: trabajamos con alegría y nos gusta ofrecer nuestros servicios con espíritu cálido y positivo. Nos consideramos hospitalarios y acojedores. Y expresamos nuestros valores a través de nuestro trabajo cotidiano.

 

Nuestra trayectoria

1992—Los inicios

Nuestro padre, Toni Martí, es un pizzaiolo hecho a sí mismo. En 1992 abrió su primer local de copas. Fue ahí donde empezó a ofrecer también pizza ¡La primera pizzería de Binissalem! En 2006 decidió abrir una nueva pizzería, Il Postino. Teníamos diez años. Cuando volvíamos del colegio pasábamos mucho tiempo jugando en la cocina.

2006—Nace Il Postino

Il Postino empezó su trayectoria en Alcudia con la voluntad de hacer una pizza de calidad asequible para todos.

Y además se animó a ofrecer servicio a domicilio que en Alcudia nadie ofrecía (a excepción de un restaurante chino). Así que, en Alcudia, Il Postino fue la primera pizzería que te llevaba la pizza a casa.

Desde entonces hemos aprendido a escuchar y a aprender antes de opinar y a valorar la experiencia de nuestros padres. Han sido muchos los viajes a Italia para descubrir los detalles de un trabajo bien hecho. El mensaje más repetido por nuestro padre ha sido “Bien es mejor que mucho”.

2021—Repensamos Il Postino

Ahora que mi hermano Gori y yo ya tenemos edad de llevar un negocio, nos ilusiona seguir adelante con la empresa familiar introduciendo cambios que hace tiempo llevamos valorando.

Comienza una nueva etapa para Il Postino y hemos renovado los locales, creado nuevas masas de gran calidad e incorporado las nuevas tecnologías en el servicio a domicilio y take away, para que tanto el trabajo en cocina como los tiempos de entrega sean más ágiles.

Otra incorporación indispensable ha sido renovar la web y desarrollar una app para facilitar el proceso de pedido. La nueva app nos ayuda a optimizar el trabajo del equipo: mejorar la gestión de los pedidos nos permite dedicar más tiempo al trabajo en cocina.

El cliente evita esperas telefónicas y tiene acceso a información relevante para decidir cómodamente los detalles de su pedido y encargarlo de forma fácil.

Nos gusta pensar que somo artesanos de nuestros tiempos: usamos los métodos tradicionales para la elaboración de nuestras pizzas y focaccias y, a la vez, nos valemos de las nuevas tecnologías para ofrecer la mayor agilidad en el servicio a nuestros clientes, ya sea en reparto a domicilio, en take away o en los locales.

Nuevos locales Il Postino

Espacios confortables

En 2020 hemos rediseñado nuestros locales para darles a todos un mismo estilo. Hemos pasado del “todo vale” a contratar los servicios de la interiorista Alejandra Company.

Ahora el cliente que venga tomar pizza a cualquiera de nuestros locales disfrutará de una atmósfera cálida y sencilla basada en mobiliario de madera, luz natural y palas de pizza artesanas decorando las paredes.

Trabajamos en cocina abierta

Otro cambio importante: el horno! Habitualmente es una pieza fea que hemos embellecido con azulejos que aportan a esa zona mayor elegancia.

Lo hemos hecho así porqué trabajamos con la cocina abierta al público y queríamos prolongar esa atmósfera agradable de la zona de degustación hasta la cocina.

Arte y artesanía local

Éstas últimas son palas hechas a mano por un artista local, Con Alma Design, especialmente para Il Postino. Las hacen con maderas naturales de la isla y tienen un acabado espectacular.

Las pinturas que veréis en alguna de las paredes también son obra de un pintor local, Biel Roselló, amigo de la familia. Le propusimos intervenir en las paredes de forma libre ¡Sabíamos que no nos defraudaría!

Nuestro compromiso con la calidad
nos motiva a mejorar día a día

Trabajando para ofrecer algo bueno

Para nosotros, lo fundamental es contar con una buena base de aprendizaje en todos los aspectos del negocio. Somos muy exigentes con la elaboración de las masas, tratamos de mejorar nuestra metodología de trabajo y de facilitar la convivencia entre los procesos artesanales y las nuevas tecnologías.

Nuestro equipo

También cuidamos la calidad de la relación con los empleados. Nos satisface que se sientan uno más de la familia.

Todo el personal de Il Postino nos hemos formado para poder atender varios aspectos del servicio. Esto nos permite organizarnos de forma flexible y aquirir una visión amplia de todo lo que implica un buen servicio.

El cliente en el centro

Y el buen trato a los clientes está en el centro de nuestros valores. Le dan sentido al negocio (a éste y a cualquier otro) y creemos fundamental escuchar sus comentarios y propuestas, que se ponen sobre la mesa durante nuestras reuniones semanales.